viernes, 2 de mayo de 2008

¿Para qué vale el 1 de mayo?

Es un día sin sentido, un día de fiesta en medio de la nada. Fiesta del trabajo, dicen, que se celebra con todo cerrado, con atascos en las carreteras, con alta ocupación hotelera, y con las primeras disputas en la arena, por un pequeño espacio en el que colocar la toalla.Y en medio de las ciudades desiertas, un grupillo cada año menor de nostálgicos, se lanzan a la calle a defender los derechos de los trabajadores, este año acompañados por colectivos variopintos, algunos portando banderas republicanas, otros pidiendo el fin de la persecución a los kurdos, el colectivo gay, la plataforma “Derecho a Techo”..., hasta los más altos manifestantes se acordaron de la Iglesia en su discurso…, todo muy relacioniado con el trabajo, pero ¿dónde estaba el trabajador?.
“Es el momento de la igualdad, el salario digno y la inversión productiva”, decían. Yo pensaba que igual, los sindicatos este año, en la fiesta del trabajo se comprometían a que España dejara de ser el país europeo con mayor absentismo laboral. O quizá se comprometerían a que España dejara de ser uno de los países menos productivos de la OCDE.
Pero no, en el día del trabajo, solo se habla de derechos y se olvida que también hay obligaciones que el trabajador no cumple.

Recuerdo mis tiempos de niño en el patio del colegio. Con dos piedras o las chaquetas del chándal, se hacían las porterías. Si se tiraba alto y el portero no llegaba, decíamos “ha sido alta”, y seguíamos el partido tan contentos. Todo se truncó el día que se inventó la figura del árbitro, que en teoría nos ayudaría a resolver las dudas, y que sin embargo nos trajo las disputas. Y correr detrás de un balón, pasó a llamarse fútbol.
Los sindicatos tenían su significado en su día, pero a día de hoy, no dejan de ser fieles servidores del poder, del cual reciben dinero en forma de subvención, ¿cómo criticar a quién te da de comer?.
Metámonos pues, el día del trabajo, con la Iglesia, con el PP, y con los empresarios, y no hablemos del paro, ni de las obligaciones de los trabajadores.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal