miércoles, 30 de julio de 2008

No se por qué, gasto mis "energías" en esto...

Lo crean o no, ayer estuve desayunando con Sebastián. Allí se presentó, en la puerta de mi trabajo a recogerme. “Baja ya, que estoy en doble fila”, me dijo en una escueta llamada telefónica. Al bajar, me lo encuentro subido en su flamante nuevo coche eléctrico. “Vaya coche te has comprado, Miguel. Ábreme la puerta que suba”, le dije. “No no no, de eso nada, empújame el coche tres calles, majete, que estamos en población, y así no gasto energía”. “Nos ha jodío, no te preocupes, Sebas, que ya gasto yo las mías”, le dije mientras empezaba a sudar empujando su flamante nuevo coche eléctrico. Luego me dijo, que lo había hecho bien, con tranquilidad y sin rebasar los límites de velocidad que iba a implantar. “Mira a tu alrededor, mira como la gente conduce de forma eficiente”, me dijo, “no te tires pegotes Sebas, que la gente ni pone la intermitencia”.
Ya desayunando, me dijo que ahora se había propuesto ir a trabajar en bicicleta, todos los días en bicicleta, con su trajecito y bajo los 35º que deben caer sobre Madrid en los meses de verano. Le dije que le iba a dar algo, pero me dijo que no, que para mantener la temperatura había pensado en poner el aire acondicionado en verano a 26º y a 21º en invierno la calefacción, así mantenía el calor, y además había pensado que no se utilizasen los ascensores ni se encendieran las luces en los edificios públicos, y así la gente evitaría ir a ellos, con lo cual saldrían menos a la calle y usarían menos el coche. “Eres un hacha, menudas ideas tienes” le dije mientras veía que una luz se encendía en su cabeza. “No me mires con esa cara, es tan solo una de las 6 millones de bombillas de bajo consumo que vamos a repartir”, me dijo al ver mi cara de asombro. “¿Y como pensáis repartirlas, como los preservativos el día del sida?. Oye, Sebas, ¿y para ahorrarnos ese 10% de las importaciones anuales de petróleo cuánto dinero público nos vamos a gastar en “tus ideas”?, me miró y sonrío sin contestarme.
“Anda y paga, chaval, que no puedo gastar energías metiéndome la mano en el bolsillo”, me dijo.

Etiquetas:

1 comentarios:

A las 31 de julio de 2008, 19:03 , Blogger Si te dijera que soy de ha dicho...

Si llegan a ser mas grandes...

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal