martes, 1 de diciembre de 2009

Yo, no reciclo.

La basura es basura, ya sea papel, restos de comida, botellas, o el cartón de la leche. Es basura. No lo tiro a la calle, ni por el retrete, ni al mar. La tiro a un contenedor de basura por el cual me cobra el ayuntamiento, y que luego él se encarga, a través de la empresa que tenga contratada, de vaciar y limpiar. Y la basura irá a un vertedero de basura.
¿Que tengo que reciclar?, pues mire usted, no. Resulta que hay una empresa que tiene el monopolio del reciclaje. Pues que el ayuntamiento le lleve a ella la basura y separe los restos y los agrupe. Yo no puedo tener en casa 3 cubos de basura ocupando sitio, mientras hay una empresa que con mis desperdicios se infla a ganar dinero. Que recicle ella.
Que no digo yo, que esto del cambio climático no será verdad, que lo será. Pero que no reciclo. Que si mi basura es tan perjudicial para el planeta, más lo es la contaminación de tantas empresas de diferentes sectores las cuales no cierran "porque no sería socialmente aceptable". Pero que yo no reciclo. Que estoy ya cansado de chorradas. Que si tres contenedores, que si ahora las bolsas de plástico son malísimas..., pero que no reciclo no. Que para reciclar ya está Ecoembes, para la cual trabajan todos ustedes gratis cuando separan su basura en casa. Y ella les premia queriéndoles gravar con 140 millones de euros extras al año. A todos ustedes y a mi, que no reciclo. A todos menos a coca cola. A otros con el cuento del reciclaje.

Etiquetas:

2 comentarios:

A las 1 de diciembre de 2009, 23:19 , Blogger Pocomancha ha dicho...

Pues sí. Si hubiese gente separando los restos más empleo generarían. Chapó.

 
A las 2 de diciembre de 2009, 10:45 , Blogger Piru ha dicho...

pues..., podría ser, ¿por qué no?

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal