jueves, 20 de noviembre de 2008

Pues han pasado...

... 33 años y los zurdos que celebraron su muerte, siguen recordándolo más que los diestros. Es como sin él no tuviera sentido su vida. Eso debe ser.
Con su muerte, muchos españoles celebraban la llegada de la libertad, y ahora, instaurados en el libertinaje, siguen recordándolo.
A alguno, incluso 33 años después, le ha costado creer que está muerto y que no estaba tomando cañas, lolailo lailo lolailo laaaaaaa.
En cualquier caso, en esta España esperpéntica, donde a la vez se mandan soldados a otros países en misiones de paz, mientras en este país unos terroristas siguen pegando tiros, no podemos decir que haya llegado la libertad. Esperpéntica sociedad preocupada por desenterrar, mientras seguimos enterrando inocentes. Esperpéntica sociedad que paga con dinero público los excesos de constructores, banca y automóviles, mientras el ciudadano aguanta la crisis. Esperpéntica sociedad esta, en la que aquellos que anhelaban la libertad, intentan imponer sus tesis. Esperpéntica libertad.

Etiquetas:

1 comentarios:

A las 21 de noviembre de 2008, 18:37 , Blogger Si te dijera que soy de ha dicho...

Genial la entrada, me tengo que quitar el sombrero y felicitarte. Yo no lo habría dicho nunca mejor ni más claro. Esos zurdos son quienes están resucitando continuamente a Franco, porque les interesa, mira que dictar orden de comprobar si está muerto o no, es para partirse.

Por cierto, el vídeo está genial. Saludos.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal