martes, 30 de junio de 2009

El verano, el calor y los cabreos del madrugador

Hay gente que está deseando que llegue el verano, porque respira unas merecidas vacaciones, ya sea mojándose el culo en Benidorm, o de crucero, e incluso andando por esos caminos. Yo no puedo con el calor, tengo vacaciones como todo quisqui, pero no puedo con él. Primero porque hay "horarios especiales" en las tiendas, segundo porque cuando llegue agosto, los pocos que aun tenemos trabajo en este país, no estaremos en nuestro puesto, y tercero porque como todo en este mundo, cuando más falta hacen unos servicios decentes y cercanos a los ciudadanos, es cuando más nos tocan los huevos a los mismos. Y es así, como la vida misma. Y a este que escribe, verano tras verano, Renfe, Adif, o como ahora quieran llamarse, se empeña en hacerle la puñeta. Y un verano más tengo que joderme sin transporte público para ir a trabajar. Haberlo haylo, pero me ofrecen dos opciones o falto al trabajo, o pierdo mi tiempo quedándome a comer en una localidad dónde no me apetece, y además en el horario más calurosa del verano. Pero a mi me hacen la puñeta, ellos siguen haciendo anuncios contándonos las grandezas del servicio, ¿no sabían ustedes que ahora hay lanzaderas desde Cádiz a Jaén?, ¿no saben ustedes que ahora su abono T. Plus "personalizada" la pueden sacar por internet?. ¡Y una mierda! de servicio.

Etiquetas:

1 comentarios:

A las 1 de julio de 2009, 22:45 , Blogger Concha ha dicho...

Santa razón tienes...

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal