miércoles, 22 de julio de 2009

Una de menores

¿Qué quieren que les diga?, nos hemos empeñado en cambiar nuestros valores, nuestras formas de vivir, y ¡coño! hemos quitado a Dios de nuestras vidas.
Ustedes pueden ser o no creyentes, no me importa, lo que si tengo claro, es que los que tenemos “una edad”, crecimos educados en unos valores y teníamos la opción de acudir a los centros parroquiales, y hacíamos talleres de trabajos manuales, teatrillos, guitarra, o simplemente jugábamos. Y eso no quería decir que nuestros padres fueran o no creyentes, ni quería decir que fuéramos a salir santurrones (más bien al revés), se nos ofrecía un lugar de convivencia y en el que crecer en todos los aspectos. Y disfrutábamos y adquiríamos unos valores que ahora no se tienen.
Pero nos empeñamos en pensar que eso era de santurrones, y de “antiguos”. De poco modernos.
Ahora somos muy modernos y tenemos niños violando niñas, tenemos a niñas a puntito de poder abortar sin que sus padres tengan conocimiento de ello, y les dispensamos gratuitamente la píldora del día después. No les obligamos a asistir a clase, aunque les tenemos matriculados hasta los 16 años, y para que las cifras del fracaso escolar no sean tan grandes, les damos un dinerito para que sigan matriculados.
Pero no pasa nada, es lo que tiene el talante, el diálogo, la sonrisa y esa palabra (y visión de la vida) tan vacía, hipócrita y falsa como es la “tolerancia”. Pues nada, sigamos siendo tolerantes, que así nos está yendo.

Etiquetas:

1 comentarios:

A las 26 de julio de 2009, 19:11 , Blogger Concha ha dicho...

Y piensan arreglar todo eso con una simple asignatura. Es una verdadera pena.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal