martes, 1 de septiembre de 2009

El Tom Tom de Cayo Lara.

Parece que el rumbo de sigue igual, no recalcula ruta, ni tiene el trayecto más rápido, sino que mantiene la vieja red de carreteras, sin autovías ni autopistas, fruto de la modernidad y progreso. Ayer Cayo Lara se reunió con el Rey (viceversa, más bien). Y allí se presentó Cayo, sin su corbata y con su pin republicano, porque lo es. Y está muy bien que lo sea si cree que debe serlo. Pero si siéndolo decide asistir a una reunión con el Rey, lo mínimo que le debe es un respeto, le guste o no. Y un trato por el puesto que ocupa. Si decide ir vestido de forma informal, porque no quiere perder su identidad ni la de las ideas que representa, ¿por qué entonces si se reúne con el Rey dejando de lado sus ideas?. ¿En qué quedamos?.

Etiquetas:

1 comentarios:

A las 2 de septiembre de 2009, 17:13 , Blogger Pocomancha ha dicho...

Abundio tiene la culpa. Digo yo...

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal