jueves, 24 de diciembre de 2009

Por la dignidad de los empleados públicos.

Llegar a ser funcionario no es fácil. A la sociedad en general le da coraje que los funcionarios "vivan tan bien", pero no se dan cuenta que en todos los trabajos se fuma, en todos los trabajo se toman cañas, y en todos los trabajo se sale a desayunar. De hecho sabemos que dentro de Repsol no se puede fumar y no solo se fuma, sino que además se "recargan" los encendedores de gas. ¿Solo viven bien los funcionarios?.
Ya, los funcionarios tienen un sueldo fijo. Como el resto de trabajadores, si usted no tiene un sueldo fijo es porque se deja engañar por su empresario, por lo tanto no eche la culpa a los funcionarios, y si mírese su actitud.
Ya, los funcionarios tienen un puesto fijo. Miau, los funcionarios están sometidos a un régimen de incompatibilidades y de disciplina que no siempre existe en otros trabajos. Usted, amigo fontanero, forma parte de una empresa, y por las tardes hace sus "chapuzas" como autónomo, cosa que un funcionario no puede, salvo que lo haga renunciando a parte de su sueldo. Usted le debe un respeto a su superior, y un funcionario le debe además una "servidumbre" (y digo bien) y si no cumple puede ser funcionario. Difícil de entender si no se está dentro, pero si le digo que los "jefes" son políticos que prometen y salen en fotos, igual lo entiende mejor. Imagine que un "jefe" dice en televisión que se va a dar ayudas a los agricultores a partir del lunes, y el funcionario sin tener una ley, ni un programa, ni unas solicitudes en las cuales pedir esas ayudas, el lunes tiene que cumplir y apañárselas como pueda para sacar el trabajo adelante, y además hacer estadísticas para que el "jefe" de turno, pueda seguir sentadito en su sillón de cuero, mientras su secretaria-o le coge el teléfono y el chófer le pone el coche al día para llevarlo a la cena familiar de Navidad. Estas cosas son así. El empleado público es una especie de "esclavito" que vive en silencio (somo si tuviera hemorroides) su soledad y sufrimiento.
Pero a alguien le ha dado por denunciar esta situación y denunciarlo en voz alta. Algo leí por primera vez aquí el otro día. Y cuando hoy repaso la prensa regional veo esta polémica sincical sobre el tema. Se me olvidaba decir el apoyo sindical que tiene el empleado público..., ninguno. El sindicato está al lado del "jefe" (político) que es el mismo que le da dinero y le adjudica la realización de los cursos de formación del empleado público, ¿imaginan que un sindicato criticara a la cúpula de la Administración y esta le dijera "o rectificas o este año no das ningún curso"?. Podría pasar, o ¿habrá pasado ya?. Hace ya dos años, por estas fechas, 71 altos cargos decidieron subirse un 75% el sueldo, y lo publicaron en la ley de presupuestos. Tan solo un sindicato se lanzó a la calle, y los otros se vendieron a la Administración llegando a un acuerdo ridículo de "homologación". El sindicato que nos lanzó a la calle aguantó justo hasta una semana antes de las elecciones generales y desde entonces nada más se supo ni de su "vela por la homologación" ni de su lucha por nuestra homologación salarial, dando por bueno el acuerdo de los otros dos sindicatos. Ahora encuentro el siguiente escrito, llamado "Por la dignidad de los empleados públicos". Espero que no sea tan solo una reflexión, y espero que lleve como añadido, algún tipo de movilización o de acto de fuerza para cambiar las cosas, porque si tras este escrito las cosas siguen igual, la dignidad de los empleados públicos se habrá minado más, pues querrá decir que aun sabiendo que estas cosas pasan, los sindicatos se limitan a hacer un comunicado denunciándolo y luego vuelven a esconder la mano. Pero luego tendremos que seguir aguantando la frase de "qué bien viven los funcionarios".

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal