domingo, 19 de septiembre de 2010

Hipocresía número 6

Resulta que los presupuestos de cualquier gobierno, tenga el ámbito territorial que tenga, es la ley más importante que aprobará dicho gobierno durante un año. Es tan importante, que podemos ver cómo se hace cualquier cosa, que nada tiene que ver con dinero, ni con €, con tal de sacarlos adelante. Por lo tanto podemos decir que la ley más importante del año se aprueba sin tener en cuenta su contenido, sino las necesidades de quién los elabora y dice aplicarlos.
Por otro lado podemos ver cómo todas las administraciones están endeudadas, es decir, aprueban unos presupuestos, que no cumplen para nada. Se gasta mucho más de lo previsto en los presupuestos. Por lo tanto, ¿para qué vale el presupuesto?.
¿Para qué ese gasto material, y personal en aprobar una ley, la más importante del año, que no vale para nada?.
Si se actúa así con la ley más importante aprobada cada año, ¿qué bueno podemos esperar?.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal