jueves, 31 de diciembre de 2009

Pero qué cara más dura...

Y es que algunos, señores, cuando llegan estas fechas en las que no creen, se ponen a dar discursitos con voz suave y aterciopelada, tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos. Sólo los espejos de azabache de sus ojos son duros cual dos escarabajos de cristal negros.

Y así piensan que nos pueden engañar, y que pueden exigir responsabilidades al presidente de la CEOE, porque sus "aviones" han vendido billetes cuando sabía que se iba a la quiebra, mientras nuestro platero, sale a la palestra a decir que se equivocó cuando negó la crisis. "No estuve muy acertado cuando tuvimos aquel estéril debate sobre si estábamos en crisis o no".

Y todo lo malo que es el presidente de la CEOE, no se lo aplica a si mismo el presidente del Gobierno de un país, al que engañó para seguir en el poder, al que le negó la crisis, al que le mintió diciéndole que estábamos en la Champion League de la economía mundial, y cuyo grupo de ministros ni supo ver señales de la llegada de la crisis y ni mucho menos han sabido tomar soluciones para minimizar las consecuencias.

Si malo ha sido, en opinión del Gobierno aquel, ¿cuánto no lo habrá sido este, que ha engañado desde el poder a todo un pueblo?. Por esto, desde aquí se vuelve a gritar: ZAPATERO, DIMISIÓN.

Etiquetas:

2 comentarios:

A las 31 de diciembre de 2009, 12:51 , Blogger Chess ha dicho...

Buena frase para terminar el año, Winston, pero ya sabes que algunos se aferran al poder como si tuvieran ganchos en las manos..

Feliz año nuevo!

 
A las 31 de diciembre de 2009, 13:05 , Blogger Winston Smith ha dicho...

al fin y al cabo, mañana será igual que hoy, salvo que tendremos algún hueso de uva en el estómago. Por lo demás nada cambiará. Salvo nuestra esperanza, la esperanza de que al cerrar ejercicios, aparezca un mundo mejor.
Feliz año nuevo.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal